Sam Jackson, John Travolta, Harvey Keitel y Quentin Tarantino, en el rodaje de "Pulp Fiction".
Sam Jackson, John Travolta, Harvey Keitel y Quentin Tarantino, en el rodaje de "Pulp Fiction".

Cómo acabar con la corrección política, según Tarantino

Tarantino es la prueba de que la corrección política y la cultura de la victimización se combaten con una libertad sin condiciones y sin gimoteos

Cuando Quentin Tarantino tenía 30 años y un tupé razonablemente frondoso, y una perilla de informático virgen, y un currículo de folio en blanco, tuvo el arrojo de plantarle cara a Harvey Weinstein (el distribuidor de cine independiente más importante de Estados Unidos) para decirle que no metiera las tijeras en su primera película.

Weinstein, que era un tipo visionario, tiránico y gruñón, trató de convencerle de que suprimir la escena más emblemática de Reservoir Dogs era lo conveniente. Quiso arrancarle, en pocas palabras, la parte de la tortura y la oreja.

—Verás, Quentin, esa escena le quita posibilidades a la película en el mercado.

—La película es perfecta tal cual está.

—Hay mucha gente que no querrá ir a verla.

—Menudo problema si esperan que Reservoir Dogs sea como Pretty Woman.

—Mi mujer no querrá ir a verla.

—¡No la hice para tu mujer, Harvey!

Esta recreación con licencias basada en el libro de Peter Biskind Sexo, mentiras y Hollywood: Sundance, Miramax y el cine independiente sirve para que nos hagamos una idea del personaje. Tarantino se permitía ser Tarantino incluso antes de ser Tarantino. Y esa es la cuestión de fondo y lo que explica que, cuando le hablan de neocensura y corrección política y agraviados, Tarantino responda sin paliativos y con fiereza.

Lee el artículo completo en El Español.

Jorge Raya Pons

Castellón de la Plana, 1992. Vive en Madrid y es redactor de El Español. Anteriormente trabajó en The Objective, El Mundo y Expansión. Un día aspiró a ser futbolista profesional. No cayó esa breva. Decidió probar con el periodismo. Con el oficio le alcanza para techo y comida.

Somos todo oídos

Your email address will not be published.