Así es como gano

La Academia le debe un Oscar a Adam Sandler.

Adam Sandler en "Diamantes en bruto". Fotograma de la película.
Adam Sandler en "Diamantes en bruto". Fotograma de la película.

«¡Vamos, KG! Esto no es diferente. Así soy yo, ¿vale? No soy un puto atleta. Esta mi manera. Así es como gano».

Howard Ratner en Diamantes en bruto.

Es difícil de argumentar y verdaderamente de locos que Adam Sandler no esté entre los cinco nominados a mejor actor en los Oscar por Diamantes en bruto. No hay Criminales en el mar ni Zohan suficientes para cegar a los académicos ante tanto talento, ni espectador que salga indemne ante un hombre que se abre en dos justo antes de volarse en pedazos, consumido por la obsesión y la adicción y la locura, controlado por unos impulsos nada afortunados que siguen en línea recta y con disciplina el camino a la perdición. Igual que en Good Time, los hermanos Safdie construyen un inframundo neoyorquino y lo ponen en manos de un actor inmenso y menospreciado (esta vez es Adam Sandler; la anterior fue Robert Pattinson) y dejan en evidencia a una Academia que tiene sus propios códigos (a menudo ajenos al cine). No hay nada que justifique este silencio. Tampoco que los académicos prefieran la desesperación del nuevo Joker sobre la decadencia de Howard Ratner.

Jorge Raya Pons

Castellón de la Plana, 1992. Vive en Madrid y es periodista en El Español. Anteriormente trabajó en The Objective, El Mundo y Expansión. Un día aspiró a ser futbolista profesional. No cayó esa breva. Decidió probar con el periodismo. Con el oficio le alcanza para techo y comida.

Anima el debate

Your email address will not be published.