Un poco de silencio

Hace dos domingos mirábamos desde el pedestal a los italianos, de camino al estadio o a la mani, y nos compadecíamos de su torpeza: son un desastre, son peores que nosotros, ¿por dónde tenía que entrar el virus? El lunes 9 comenzamos a preocuparnos,…