¡Llegaron los Oscar! Una de las protagonistas de la noche con sus seis nominaciones fue Jojo Rabbit, la sátira escrita y dirigida por Taika Waititi. Una película ágil y divertida contada desde la perspectiva de un niño de diez años y en el escenario de los últimos coletazos de la Alemania nazi. Pero la pregunta es: ¿consigue tener el efecto provocador y moralizante que pretende? La verdad es que no, a diferencia de clásicos como El gran dictador (Charles Chaplin, 1940) o Ser o no ser (Ernest Lubitsch, 1942).

 

Sin embargo, consiguió Waititi con Jojo Rabbit el reconocimiento a mejor guion adaptado –por delante de una película infinitamente superior como El irlandés (Martin Scorsese, 2019)– y quiso recordar a la mujer que hizo todo esto posible: «Gracias a mi madre por ser mi madre, y por haberme leído el libro que adapté hace tantos años». Sin ser la película nada del otro mundo, siempre es emotivo escuchar estos agradecimientos.

Deja un comentario

Tu cuenta de correo electrónico no aparecerá publicada. Los campos obligatorios están marcados*

Introduce tu búsqueda y dale a enter