Hace casi tres semanas que arrasó Parásitos en los Oscar, más de medio año desde que dio la campanada en Cannes, y sin embargo sigue dando que hablar. Todavía no salimos de la sorpresa que supuso el comentadísimo reconocimiento de la Academia de Hollywood a la película de Bong Joon-ho, que puede presumir de ser el primer largometraje de habla no inglesa en ganar la estatuilla a Mejor película.
 

Pero ¿qué tiene esta obra para llevarse tantos elogios al otro lado del océano? Tal vez haya algo de nostalgia y autoflagelación en el asunto. El cine de Bong es arriesgado y nada complaciente en un Hollywood que representa todo lo contrario. Donde lo más valiente que se les ocurre son dramas excesivos como Joker o sátiras blanquísimas como Jojo Rabbit.

Deja un comentario

Tu cuenta de correo electrónico no aparecerá publicada. Los campos obligatorios están marcados*

Introduce tu búsqueda y dale a enter